18/4/18

Reseña "Salvajes y Peligrosos", Josep Lluís Mestres

Los libros de relatos no son precisamente mis predilectos, pero de vez en cuando leo alguno para ir intercalando algún relato entre libro y libro.

Durante un par de meses he ido intercalando entre mis lecturas los relatos de Salvajes y Peligrosos. A medio camino del infierno de Josep Lluís Mestres.




Formato: Versión Kindle
Tamaño del archivo: 807 KB 
Editor: Amazon Media EU S.à r.l. 
Publicado:  (22 de enero de 2018) 
Idioma: Español 
ASIN: B078TFXN33 

⇄⇄⇄⇄⇄⇄⇄⇄⇄⇄⇄⇄⇄⇄

"Las narraciones recogidas en este libro están marcadas por sus personajes: gente común con empleos ordinarios e ilusiones vanas, que giran en torno a extrañas circunstancias y pequeños dramas cotidianos Seres frágiles sin redención posible, que arrastran un pasado incierto, sumergidos en un presente marcado por la desilusión, el tedio y un futuro que se devendrá en un montón de desperdicios; y todo ello escrito en imágenes rápidas, descriptivas, rítmicas, como flashes cinematográficos. Los dramas aparentemente más triviales y comunes, los desastres más habituales en la vida de las personas, es el territorio abonado en el que se mueven los inquietantes relatos de Josep Lluís Mestres: los seres anónimos que consumen su existencia anodina sobrellevando una vida de perdedores. 

Con un procedimiento descriptivo que plasma todas las emociones exentas de sentimentalismo, los relatos provocan una capacidad tremenda y aterradora de la vida en sí misma, donde la realidad más feroz surge en cada página con una inmediatez inquietante."


Josep Lluís Mestres nos trae con esta selección de relatos a una serie de personajes que se enfrentan a una situación concreta que, por norma general, les hace sacar su peor parte, demostrándonos así que cualquier persona, en un momento concreto y bajo circunstancias concretas, puede convertirse en un asesino, un violador, un criminal. Gente normal y corriente con vidas y trabajos normales y corrientes que bien en un caso puntual o bajo una falsa apariencia de normalidad esconden algo salvaje y peligroso.


No siempre nos encontramos con personajes peligrosos, a veces, simplemente son raros, con reacciones poco comunes o inesperadas.

Salvajes y Peligrosos me ha dejado un sabor agridulce. Hay relatos que me han gustado mucho, otros que me han gustado menos, otros que ni fú ni fa y otros que no me han gustado nada (y alguno hay que no lo he entendido). Lo que no me ha gustado nada son las escenas de sexo de algunas historias, además de ser excesivamente explícitas para mi gusto, son violentas (si no recuerdo mal, son siempre intentos de violación). 

Sin embargo, sí me ha resultado en general una selección de relatos muy entretenida pues cuando empezaba una historia nunca sabía lo que iba a encontrarme, no sabía cómo iba a reaccionar el personaje ni por dónde iba a tirar la historia.

La mayoría de relatos están narrados en primera persona y se caracterizan por el hecho de que los personajes-narradores no suelen sentirse culpables por lo que han hecho o visto. Simplemente, están narrado un hecho. Esa frialdad hace que consideremos a los personajes (al menos es lo que yo he sentido) como a pequeños psicópatas (o no tan pequeños): "hice esto porque la situación lo requería" , "o porque se me cruzaron los cables". Además, no se andan por las ramas: las escenas más duras (violaciones o intentos de esta, peleas, maltratos...) están narradas sin tapujos. De forma directa, clara y dolorosamente reales.

Si os soy sincera no sé si recomendaros este libro o no, pues aunque hay momentos en los que me gustaba,  la verdad es que es un libro no apto para sensibles ya que la mayoría de historias encierran alguna escena demasiado dura (sabemos que esas cosas pasan pero no es necesario que nos lo muestren con tanta claridad). Que igual soy tiquismiquis pero es que algún relato me dejó un mal cuerpo "que pa qué". 

Os dejo AQUÍ el enlace al eBook en Amazon donde además de poder comprar tanto el libro en formato electrónico como en papel, podéis echarle un vistazo al primer relato y parte del segundo (así vosotros mismos podéis juzgar si os gusta o no).

Besotes y felices lecturas

11/4/18

Reseña: "¡Bienvenido a Bordo!", Ana Caravaca

Sufro de claustrofobia y apenas sé nadar así que un crucero no es, precisamente, mi ideal de  vacaciones y mucho menos después de haber leído ¡Bienvenido a Bordo! de Ana Caravaca.



Nº de páginas: 120 págs.
Encuadernación: Tapa blanda
Editorial: ALTERA 2005 
Lengua: CASTELLANO
ISBN: 9788416645947

⇆⇆⇆⇆⇆⇆⇆⇆⇆⇆⇆⇆⇆⇆⇆

  ¡BIENVENIDO A BORDO! es una invitación a conocer los entresijos de un crucero de lujo y cómo trascurre la vida a bordo de un sitio tan singular. Debido a que los médicos —como otros profesionales— en España no estamos muy reconocidos ni pagados, quise vivir mi propio sueño americano y marché a trabajar a uno de los barcos de pasajeros más grandes del mundo. Allí empecé a escribir un diario para poder sobrellevar la tremenda soledad que me invadió en su interior, creando, sin querer, un manuscrito en el que reflejaba la palpitante lucha de clases, el sacrificio vital por llevar dinero a casa y el ansia por ganar cuanto más dinero mejor, a costa de dejar a un lado a los amigos, la familia, la salud y, en ocasiones, hasta la propia vida. 

Todo ello sucede después de haber leído a Foster Wallace y su Algo supuestamente divertido que nunca más volveré a hacer, en el que narraba el día a día de un pasajero en un crucero de este tipo. La gran diferencia es que él nunca pudo acceder a la zona de tripulantes y yo sí. Por este motivo, me propuse darle continuidad a su relato y expresar cómo se vive «al otro lado». Si alguna vez pensó que trabajar a bordo de un crucero era sinónimo de ganar dinero fácil, a lo largo de este libro descubrirá la realidad. Si siente curiosidad por saber cómo trascurre la vida en esta «gran máquina de felicidad», quedará boquiabierto al descubrir algunos aspectos de lo que esconde un crucero de lujo y su coste humano.

Cuando vamos de vacaciones solemos ver tan solo la parte bonita del hotel, de los restaurantes, de la casa de campo... No conocemos (ni queremos) saber cómo funciona la maquinaria (los trabajadores, los turnos, los contratos...) porque estamos de vacaciones y queremos pasarlo bien. 

Pero la Doctora Caravaca tuvo que ir a un crucero pero no para disfrutar sino para trabajar, así que durante cuatro meses sufrió en sus carnes el funcionamiento de esa maquinaria.




Si os soy sincera, no apostaba mucho a me gustara esta novela ya que no es una novela al uso con su presentación, nudo y desenlace. No hay misterios que resolver, no hay personajes que evolucionen a lo largo de la historia, de hecho no hay una historia propiamente. Pero me ha sorprendido porque sí me ha gustado.

La autora en primera persona va narrando sus experiencias desde el momento en el que encuentra el trabajo (o más bien el trabajo la encuentra a ella) hasta que vuelve a su casa después de cuatro meses en el crucero. Nos habla de las diferencias entre empleados de más nivel y las de menos, los condiciones en las que viven dichos empleados, de las normas de la empresa, de las obligaciones contraídas por los empleados... Para mi, de todo lo que explica Ana Caravaca, lo peor es lo de trabajar-vivir encerrada durante tantos meses en las tripas de un gran barco ya que según el trabajo desempeñado menos posibilidades de salir del barco tendrás y más horas trabajarás. 

Ana nos presenta a unos trabajadores explotados con eternos turnos de trabajo, con la amenaza siempre presente de "si no haces esto, te echan de trabajo y tienes que pagarte tú el billete de vuelta a casa", durmiendo en minúsculas habitaciones compartidas, teniendo que trabajar lesionados... Por su puesto, luego están los amiguismos entre jefes y empleados (y su tú no eres amigo ya sabes que te quedarás sin comisiones, sin días de fiesta...).

La novela es cortita y se lee con facilitad, además Ana tiene una forma muy amena y gráfica de explicar los "intrínculis" del crucero.

Hasta ahora, cuando pensaba en crucero, siempre, siempre, siempre me venía la cabeza la serie "Vacaciones en el Mar":


Y precisamente, lo que nos cuenta Ana Caravaca, de primera mano, no se parece en nada a lo que nos mostró en aquel momento la serie...

Si antes me atraían poco este tipo de vacaciones ahora mucho menos.

Besotes y Felices Lecturas